Red de Mentiras

El terrorismo, de alguna u otra forma siempre ha estado presente en el cine. Desde el principio los villanos han sido una fuente de terror y caos. Sin embargo, en los últimos años, y con mayor fuerza a partir del 11 de septiembre ha retomado un interés especial el ataque terrorista, incluso en géneros mas realistas.

Héroes de todas las edades han luchado contra esos villanos que parecieran no tener otra meta que ocasionar el daño a la mayor cantidad de gente posible. Algunos actores se dedicaron la mayor parte de su carrera a la lucha “antiterrorista”. Solo hay que dar un vistazo al gobernador de California.

Siempre se ha utilizado la existencia del enemigo externo para mantener la unidad en los países. La industria hollywoodense ha colaborado con esa estrategia política, conscientemente o no. Durante la guerra fría la maldad tenía una sola cara. Era casi imposible concebir un ruso benévolo en una pantalla de cine. Incluso Rocky Balboa defendió su país usando los calzoncillos que mostraban la bandera norteamericana.

A partir del 11-S ese enemigo se mudo irremediablemente al medio oriente, pero además ha proliferado el estudio del terrorismo en Hollywood, aun cuando no venga de las manos de fundamentalistas islámicos.

Por ello, aún cuando hay películas que se ven claramente influidas por esos acontecimientos como “United 93” o “World Trade Center”, en otras no es necesario cavar muy profundo para descubrir la conexión, como en “Iron Man” o “The Dark Knight”.

En todo caso, el tema ha sido tratado en películas dedicadas al entretenimiento o con pretensiones mas profundas. “Red de mentiras” es una película que no termina de colocarse en uno de estos dos terrenos.

body-of-lies_l

La cinta cuenta la historia de Roger Ferris (Leonardo DiCaprio) un agente de la CIA que busca desmantelar una organización terrorista en Jordania, con la ayuda del guía de la operación, Ed Harris (Russell Crowe), quien se mantiene en los Estados Unidos.

La dinámica entre ambos es conflictiva en todo momento. Mientras que Ferris arriesga su vida y honor en todo momento, al ser la única cara visible del combate, Hoffman sólo muestra interés en cumplir la misión, sin detenerse a pensar en los problemas que esto pueda ocasionar.

Un obeso Crowe encarna el lado maquiavélico de la lucha antiterrorista, enalteciendo el famoso fin que justifica cualquier medio, más aun cuando las consecuencias producidas por dichos medios no van a ser sufridas por él, quien se encuentra a kilómetros de distancia y lleva una vida cotidiana como padre de familia.

Por otro lado, DiCaprio representa al héroe entregado que desea pensar que son necesarios los sacrificios para “construir” un mundo mejor.

La historia utiliza estos puntos de vista para presentar algunos argumentos en relación al terrorismo y la lucha en su contra.
Con mucho mayor éxito “Munich” de Steven Spielberg logra plantear la escalada de odio que implica este tipo de situaciones. Mientras que Ridley Scott solo menciona esta situación entre momentos de tensión y acción que podrían encontrarse en cualquier película taquillera.

El guión resulta poco interesante. Las acciones de los personajes se ven escondidas detrás de diálogos rebuscados que pretenden formar una discusión alrededor de las motivaciones de los grupos armados, los efectos que producen sus actos en los ciudadanos comunes y los métodos más eficaces para combatirlos.

La ubicuidad de Hoffman en todo momento a pesar de la distancia tampoco resulta muy sorprendente. Los avances en la telefonía y en los satélites se manejan abiertamente en el público por lo que no resulta especial su uso en la película.

Probablemente, la cinta hubiese funcionado mejor si se comprometiese como una película de espías o un thriller policial. Pero querer buscar elucubraciones filosóficas en ese desorden resulta un poco fuera de lugar.

Scott seguramente pretendía construir una compañera a la cinta bélica “Black Hawk Down”. Sin embargo, mientras que esta película pone de manifiesto la absurdez de las acciones militares y el caos que reina en toda guerra, “Red de mentiras” no termina de encajar como una crítica a la moral que existe detrás de los actos de espionaje.

Ficha Técnica:
Titulo original: Body of Lies
Año: 2008
Duración: 129 min.
País: Estados Unidos
Director: Ridley Scott
Guión: William Monahan (Novela: David Ignatius)
Compositor: Marc Streitenfeld
Cinematografía: Alexander Witt
Elenco: Leonardo DiCaprio, Russell Crowe, Carice van Houten, Mark Strong, Michael Gaston, Ali Suliman, Golshifteh Farahani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s